PORTIMAO (4ª PROVA)

xoves 01 setembro 2011

LA PARTE AMARGA
 
La disputa de la cuarta prueba puntuable para el Campeonato Nacional de Portugal de 125 cc., y del Campeonato Gallego de velocidad, celebrada en el autódromo del Algarve (Portimao), el pasado 20 y 21 de agosto, se convirtió en un cumulo de problemas para el equipo ACR-a competición.
En esta ocasión correspondió a Jorge Corral "salvar" los muebles del equipo ya que, Ángel Outerelo, debido a problemas con su mecánica, no pudo finalizar la carrera. Durante los entrenamientos Jorge no fue capaz de encontrar un ritmo que le permitiera un buen puesto en la parrilla, ocupando el 11° (de todos es sabido que las 1000 y las 600 compiten juntas pero puntúan individualmente). Ya en carrera al apagarse el semáforo la Yamaha de Jorge responde perfectamente y, al contrario de las carreras anteriores, al llegar a la primera curva consigue meterse en el grupo de cabeza. Pero no fue más que un espejismo, al primer pasó por meta Jorge y su R6R ya marchaba rezagado en solitario y aunque consiguió marcar un ritmo de 2'02" y 2'03", fue insuficiente para poder acercarse a la disputa de los puestos que permiten subir a los escalones del podio. La ausencia de algún asiduo del campeonato, y la no finalización de otros, permitió a Jorge terminar en 4° posición, sumando así unos valiosos puntos que le ayudan a avanzar posiciones en la clasificación provisional.
Ya comente en alguna ocasión el tipo de trabajo físico que debería realizar Jorge, pero además, como complemento, tendría que llevar a cabo algún tipo de formación estratégica, probando, o bien en entrenamientos privados o en los libres de carrera, a rodar en grupo y estudiar trazadas diferentes observando los puntos en los que va mas rápido que sus rivales. De no ser así, tanto su calidad como sus cualidades se verán condenadas a marchitarse como una flor que no se riega.
Lo ocurrido en 125cc., solo admite el calificativo de "autentica mala suerte". En los entrenamientos libres Ángel solo pudo completar 3 vueltas, una rotura del “maldito” rodamiento del cigüeñal le hacía probar la dureza del asfalto. Trabajo contrarreloj para el equipo técnico de ACR-Competición que no dio sus frutos, ya que Ángel se perdió los entrenamientos cronometrados. Por gentileza de dirección de carrera permitieron a Ángel dar 4 vueltas para rodar el motor al finalizar la carrera de motos clásicas. El domingo en tan sólo 8 vueltas del warm up consigue realizar el mejor tiempo, lo que le vale el 4° puesto en parrilla, pero al regresar al box los mecánicos comprueban que algo no va bien; de nuevo desarmar el motor y comprobar toda la maquinaria -otra vez el maldito rodamiento-. En carrera sale bien, en el grupo de cabeza, pasando la primera vuelta en 4° lugar dispuesto a presentar batalla para pelear por la victoria. Pero, como no hay dos sin tres, a partir de la cuarta vuelta ya no aparece por la línea de meta, haciéndonos presagiar lo peor. Y efectivamente, un niño desolado empujando la moto por la línea de boxes, al que una cortina de lágrimas no le permite ver mas allá que la mala suerte que lo acompaña y no consigue, bien sea por medios técnicos o económicos, demostrar todo el talento que posee. Es la imagen que nos quedara grabada de esta carrera.
Se ha perdido una batalla pero no la guerra y, hasta la caída de la última bandera a cuadros el día 2 de octubre en Estoril, Ángel y ACR-Competición vamos a disputar todas las bazas en juego. Ahora existe una diferencia de 18 puntos a favor de André Pires, y no queda otro remedio que ganarlo todo en las dos pruebas que restan, pole, vuelta rápida y carrera, siempre y cuando André sea capaz de acabar segundo. Y aquí no tenemos dudas, Ángel puede y sabe hacerlo. Que DIOS reparta suerte.
El próximo día 11 de septiembre en Braga no os perdáis la primera parte del desenlace final.
 
 
 






Enviar un comentario

Nome:
Correo electrónico:
URL:
O teu comentario:

sintaxe html: deshabilitado